Música Cristiana

¿A Quién debemos orar; al Padre, al Hijo, o al Espíritu Santo?


Pregunta: "¿A Quién debemos orar; al Padre, al Hijo, o al Espíritu Santo?"

Respuesta:
Toda oración debe ser dirigida a nuestro trino Dios––Padre, Hijo y Espíritu Santo. La Biblia enseña que podemos orarle a uno o a los tres, porque los tres son Uno. Oramos al Padre con el salmista, “Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a Ti oraré.” (Salmos 5:2). Al Señor Jesucristo, oramos como al Padre, porque ellos son iguales. El orar a un miembro de la Trinidad, es orarle a todos. Esteban, mientras era martirizado, oraba, “Señor Jesús, recibe mi espíritu” (Hechos 7:59). También oramos en el nombre de Cristo. Pablo exhortaba a los creyentes efesios a darle “..gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” (Efesios 5:20) Jesús le aseguró a Sus discípulos que cualquier cosa que pidieran en Su nombre –significando en Su voluntad– les sería concedida (Juan 15:16; 16:23). Similarmente, se nos dice que oremos al Espíritu Santo y en Su poder. Pablo pide al Espíritu que una los corazones de los corintios creyentes (2 Corintios 13:13). Adicionalmente el Espíritu nos ayuda a orar, cuando no sabemos cómo o qué pedir (Romanos 8:26; Judas 1:20). Tal vez la mejor manera de entender el papel de la Trinidad en la oración es que oramos al Padre, a través del Hijo, por el poder del Espíritu Santo. Los Tres son Participantes activos en la oración del creyente.

Igualmente importante es saber a quien no debemos orar. Algunas religiones no cristianas, animan a sus miembros a orar a un panteón de dioses, familiares muertos, santos, y espíritus. Los católicos romanos son enseñados a orar a María y a varios santos, tales como Pedro. Tales oraciones no son bíblicas, y son de hecho, un insulto a nuestro Padre celestial y en contra de Su expresa voluntad. Para entender el por qué, solo tenemos que ver la naturaleza de la oración. La oración tiene varios elementos y si miramos solo a dos de ellos –alabanza y acción de gracias– podemos decir que esa oración es, en su esencia misma, adoración. Cuando alabamos a Dios, estamos adorándolo por Sus atributos y Su obra en nuestras vidas y en el mundo. Cuando ofrecemos oraciones y acciones de gracias, estamos adorando Su bondad, misericordia, y amoroso cuidado de nosotros. La adoración da gloria a Dios, el Único que merece ser glorificado. El problema con la oración a cualquier otro que no sea Dios, es que Él es un Dios celoso y ha declarado que Él no compartirá Su gloria con nadie. De hecho, el hacerlo resulta ser nada menos que idolatría. “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.” (Isaías 42:8).

Otros elementos que están en la oración —tales como el arrepentimiento, confesión y petición– también son formas de adoración. Nos arrepentimos sabiendo que Dios es un Dios amoroso y perdonador, que Él ha provisto un medio de perdón en el sacrificio de Su Hijo en la cruz. Confesamos nuestros pecados, porque sabemos que “Él es fiel y justo

para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9) y lo adoramos por ello. Venimos a Él con nuestras peticiones e intercesiones, porque sabemos que Él nos ama y nos escucha, y lo adoramos por Su misericordia y bondad al estar dispuesto a escuchar y responder. Cuando consideramos todo esto, es fácil ver que el orar a alguien más que no sea al Dios trino, es impensable, porque la oración es una forma de adoración, y la adoración es reservada para Dios y Dios solamente.



Retornar a la página inicial de Español

¿A Quién debemos orar; al Padre, al Hijo, o al Espíritu Santo?

 

Más Preguntas y Respondidas a la Luz de la Biblia

La Buena Nueva

Preguntas muy importantes

Las preguntas más frecuentes

Preguntas acerca de Dios

Preguntas acerca de Jesucristo

Preguntas acerca de El Espíritu Santo

Preguntas acerca de La Salvación

Preguntas acerca de La Biblia

Preguntas acerca de La Iglesia

Preguntas acerca de El Fin de los Tiempos

Preguntas acerca de Ángeles y Demonios

Preguntas acerca de La Humanidad

Preguntas acerca de Teología

Preguntas acerca de La Vida Cristiana

Preguntas acerca de La Oración

Preguntas acerca de El Pecado

Preguntas acerca de El Cielo y El Infierno

Preguntas acerca de El Matrimonio

Preguntas acerca de Las Relaciones Interpersonales

Preguntas acerca de La Familia y La Paternidad

Preguntas acerca de La Creación

Preguntas acerca de Cultos y Religiones

Preguntas acerca de Falsa Doctrina

Preguntas acerca de Las Decisiones en la Vida

Preguntas Bíblicas de Actualidad

Preguntas Bíblicas Varias

Preguntas Católicas

 

La Trinidad

Enfermedades Mentales y Espirituales

Adicciones

Depresión

Desordenes Alimenticio y Dietas

Problemas Emocionales

Problemas Sociales

9 Pasos a la Liberación

Sociedad

Chavos Emo Core

Día de los Muertos

Noche de Brujas Halloween

La Amistad

Juegos de Azar, Lotería, Casinos

Sexualidad, Noviazgo y Matrimonio

Cuidando el Templo de Dios

Consejos y Dietas para prevenir el Cáncer

Dios y la Salud

La Obesidad

Guerra Espiritual

Los Diez Mandamientos

Relación con Dios

Reencarnación del alma

Humor Blanco

Armas Diabólicas

El Mundo

Satanismo

Magia y Ocultismo

Mensajes Subliminales

666 La Marca de la Bestia

Satanás

Acerca de este Portal

Quienes somos

Ayúdanos

buscador cristiano Buscar en este sitio Web