Cristianos

Capítulo Dos

“SI ALGUNO QUIERE HACER

SU VOLUNTAD... CONOCERÁ”

 

<<< Conociendo la Voz de Dios

VERSÍCULOS LLAVES:

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12.1-2).  

 

INTRODUCCIÓN

Hay algunos prerrequisitos necesarios si usted desea conocer la voz de Dios. Un prerrequisito es algo que usted debe hacer antes de que usted pueda hacer algo más. Es algo requerido antes de que usted pueda alcanzar una cierta meta.

Su meta en este curso es venir a conocer la voz de Dios. Este capítulo explica los prerrequisitos (las cosas requeridas) antes de que usted pueda lograr este objetivo. Jesús dijo:

“Si alguien quiere hacer su voluntad, conocerá si mi doctrina proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17).

Los Versículos Llaves de este capítulo, Romanos 12:1-2, listan algunas cosas que son la voluntad de Dios para usted hacer. Si usted cumplir estos prerrequisitos, entonces usted vendrá a conocer la voz de Dios y Su voluntad para su vida.

- - - - - - -    LA EXPERIENCIA DEL NUEVO NACIMIENTO

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1)

Como usted aprendió en el capítulo anterior, el pecado le separa de la presencia de Dios. Debido al pecado, usted tiene dificultad de oír y responder positivamente a la voz de Dios.

En el mundo natural usted no reconoce la voz de un extraño. Usted reconoce voces de aquellos que usted conoce y con quien usted ha desarrollado una relación. El mismo es verdad en el mundo espiritual. Si usted desea conocer la voz de Dios, usted debe venir a conocer a Dios primero y usted no puede desarrollar una relación íntima con Él con  pecado en su vida.

Romanos 12:1 requiere que USTED camine hacia Dios dando su vida a Él. Dios ya ha hablado a través de Su Palabra escrita y ha revelado Su voluntad para usted desarrollar tal relación:

“El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; más bien, es paciente para con vosotros, porque no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Dios no quiere que usted gaste su vida en el pecado. Él quiere que usted lo viva según Su plan:

“Para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios” (1 Pedro 4:2).

Dios es visualizado como en pie a la puerta de su vida, deseando entrar para que Él pueda desarrollar una relación con usted:

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

El propósito declarado de Dios desde el principio del mundo es traer a todos los hombres al conocimiento de Cristo Jesús:

“Él nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo, a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra”  (Efesios 1:9-10)

Usted fue "reunido en Cristo" volviéndose parte de la familia de Dios. Así como usted nace en una familia natural, usted debe "nacer de nuevo" espiritualmente en esta familia espiritual.

Lea el capítulo 3 de Juan. Este capítulo explica lo que significa ser nacido de nuevo en detalle. Para experimentar el nuevo nacimiento usted debe:

1. Reconocer que usted es un pecador:

“Porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

2. Reconocer que la multa del pecado es la muerte:

Dios advirtió Adán y Eva que si ellos pecasen, ellos morirían. Esto significaba ambas las muertes: muerte espiritual (la separación de la presencia de Dios) y la muerte física. Cuando Jesús murió en la cruz Él murió en su lugar. Él murió por sus pecados para que usted pudiera tener la vida eterna:

“Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:23).

Si usted acepta Su sacrificio por el pecado, usted no está más bajo la penalidad de la muerte.

3. Confiese sus pecados, pida el perdón, y crea que Jesús murió para usted:

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:8-9).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)

Cuando usted presenta su vida a Dios de esta manera, usted "nace de nuevo" espiritualmente:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

Cuando usted nace de nuevo, usted se vuelve parte de la familia espiritual de Dios. Usted de manera alguna está separado de la presencia de Dios. Cuando usted morir físicamente, usted vivirá eternamente con Él.

Usted ha establecido una relación con Dios a través de Jesucristo. Usted ha oído y ha respondido a la verdad del Evangelio. Usted está ahora en posición de aprender a reconocer la voz de Dios:

“... Todo aquel que es de la verdad oye mi voz” (Juan 18:37).

- - - - - - - - -     MORADA DEL ESPÍRITU SANTO

Hay otro prerrequisito que lo ayudará a conocer la voz de Dios. La Biblia habla de una experiencia llamada de “el Bautismo del Espíritu Santo”. Esta experiencia resulta en el Espíritu Santo morando en su vida y capacitándolo a vivir una vida santa que es aceptable a Dios.

Los ministerios del Espíritu Santo en la vida del creyente son demasiado numerosos para discutir en esta lección. El curso de la Red Internacional Tiempo de Cosecha titulado "El Ministerio Del Espíritu Santo" se dedica a este asunto y proporciona las instrucciones sobre cómo recibir el Bautismo del Espíritu Santo.

Uno de los ministerios más importantes de la habitación del Espíritu Santo es guiar al creyente en la voluntad de Dios:

“Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir. El me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo hará saber” (Juan 16:13-14).

La Biblia dice:

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Romanos 8:14).

Hay una relación definida entre ser un hijo de Dios (nacido de nuevo) y ser guiado por el Espíritu Santo.

El hombre natural (quién no es nacido de nuevo) no recibe ni sigue la dirección del Espíritu Santo. Porque él no se ha vuelto en un "hombre espiritual" a través de la experiencia del nuevo nacimiento, Él no reconoce la voz de Dios:

“Pero el hombre natural no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede comprender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14).

Los siguientes ejemplos del libro de Hechos demuestran la dirección del Espíritu Santo en las vidas de los creyentes:

FELIPE:

Un diácono de la iglesia por nombre de Felipe fue llevado por el Espíritu para unirse a un carro que él vio en una estrada del desierto a Gaza:

“El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y júntate a ese carro" (Hechos 8:29).

Felipe obedeció a la dirección del Espíritu Santo. Esto produjo la salvación y bautismo en agua de un hombre etíope que estaba en el carro.

PEDRO:

El Espíritu Santo dijo a Pedro para ir con tres hombres que vinieron de Cesarea. Pedro dijo:

“Y el Espíritu me dijo que fuese con ellos sin dudar” (Hechos 11:12).

Pedro reconoció la dirección del Espíritu Santo. Él no tuvo ninguna duda cuando el Espíritu habló en su ser interior y reveló la voluntad de Dios a él. Él obedeció y produjo el primer ministerio transcultural al Gentiles.

PABLO:

Pablo a menudo cambió su agenda evangelística según el impulso del Espíritu Santo:

“Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba diciendo: --¡Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación!” (Hechos 16:7).

Pablo planeó ir a Misia, pero el Espíritu Santo le dio direcciones diferentes.

Estos tres ejemplos simplemente son unos de muchos en la Biblia que ilustra cómo el Espíritu Santo le permite que oiga la voz de Dios. Como Jesús prometió, el Espíritu Santo toma la voluntad de Dios y la revela a usted.

- - - - - - - - - - -     

- - - - - - - -      MADUREZ ESPIRITUAL

“No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

En el mundo natural cuando un bebé nace él debe lograr un cierto nivel de madurez antes de que él empiece a reconocer la voz de sus padres. El mismo es verdad en el mundo espiritual. Cuando usted nace de nuevo, usted no puede reconocer la voz de Dios cuando Él le habla. Cuando usted recibe el Espíritu Santo ni siempre usted puede entender cuando el Espíritu le revela la voluntad de Dios. Pero el Espíritu Santo continuará revelando la voluntad de Dios y a guiarlo. Mientras usted madura espiritualmente, usted vendrá a reconocer esta voz dentro de su espíritu.

La Biblia habla de este paralelo entre el natural y espiritual:

“Pues todo el que se alimenta de leche no es capaz de entender la palabra de la justicia, porque aún es niño. Pero el alimento sólido es para los maduros, para los que por la práctica tienen los sentidos entrenados para discernir entre el bien y el mal” (Hebreos 5:13-14).

La "leche" y la "carne", mencionadas en estos versículos, se refieren a la Palabra escrita de Dios, la Santa Biblia. Cuando usted nace de nuevo, usted comienza el aprendizaje de algunas de las simples verdades (la leche) de la Palabra escrita de Dios. Cuando usted madura, usted puede dominar las verdades más profundas (la carne) de la Palabra de Dios.

Mientras usted continuar estudiando la Palabra escrita de Dios, sus sentidos espirituales madurarán. Usted podrá ejercer el discernimiento del bien y del mal. Esto significa que usted podrá distinguir la voluntad de Dios y Su camino de los estilos de vida errados. Es por esto qué es importante para usted estudiar la Palabra escrito de Dios.

Mientras usted madura espiritualmente, usted no deseará ni de largo "conformarse" al mundo. Ser conformado significa ser formado o modelado según una norma fija. La madurez espiritual lo conformará a la imagen de Cristo en lugar de la imagen de las normas mundanas.

La madurez espiritual también le ayuda a lograr la madurez emocional. Si le falta la madurez emocional, decisiones importantes pueden ser hechas en un ataque de ira o autolástima. Esto puede tener desastrosos resultados de gran alcance.

Mientras usted madura espiritualmente, usted desarrollará el "Fruto del Espíritu Santo", evidencias de la madurez espiritual que es resultado de la madurez emocional:

“Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23).

- - - - - - - - - - - - - -     

TRANSFORMACIÓN

“No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

La madurez espiritual lleva finalmente a la transformación, otro prerrequisito que le permite conocer la voz de Dios. Lo que el hombre natural (naturaleza humana) desea hacer y lo que Dios desea para su vida es diferente. Esto crea un conflicto entre la carne (el hombre natural) y el espíritu (el hombre espiritual).

Pablo escribió sobre este conflicto:

“Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, para que no hagáis lo que quisierais” (Gálatas 5:17).

Pablo reconoció que hay una continua lucha de la carne contra el Espíritu en cuestiones que relacionase al cumplimiento de la voluntad de Dios. Él identificó esta lucha como teniendo lugar en la mente:

“Pero veo en mis miembros una ley diferente que combate contra la ley de mi mente y me encadena con la ley del pecado que está en mis miembros” (Romanos 7:23).

Debido a esto él instó:

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:1-2).

La palabra " ruego" significa suplicar, implorar, o pedir. La frase "que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo" indica una rendición sin reservas a Dios.

Ofrecer algo para un sacrificio significa abandonarlo completamente. En el Antiguo Testamento cuando un sacrificio era hecho, ello era dado completamente a Dios para ser quemado con el fuego, consumido por el sacerdote, o ambos, según la ley indicaba. El dador del sacrificio no podría más hacer ninguna demanda cuanto a él.

Así es que debe ser nuestra rendición a Dios. El hombre natural, la vieja naturaleza  debe morirse al mundo y a la carne. Esto es lo que se significa "transformación." Es ser cambiado para otra imagen modelada según el Señor Jesucristo:

“Con Cristo he sido juntamente crucificado" (Gálatas 2:20).

“Porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24).

“Más bien, pongo mi cuerpo bajo disciplina y lo hago obedecer; no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo venga a ser descalificado” (1 Corintios 9:27).

“No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que obedezcáis a sus malos deseos” (Romanos 6:12).

“Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”  (2 Corintios 7:1).

“Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús” (Romanos 6:11).

La crucifixión física real, la que Jesús experimentó, es una muerte antinatural. Hay importancia en el hecho que la muerte prescrita para al auto naturaleza es la crucifixión. La naturaleza carnal del hombre nunca morirá una muerte natural. No morirá voluntariamente. Debe ponerse a la muerte por la fuerza así como en la crucifixión real en el mundo natural.

Según Romanos 12:1-2, tal rendición precede el conocimiento de la voluntad de Dios. Si usted quiere conocer la voz de Dios y Su voluntad, usted debe rendirse primero. Nosotros a menudo queremos invertir el proceso. Nosotros queremos conocer Su voluntad, después decidir si nosotros nos rendiremos a él o no. Pero Romanos 12:1-2 indica que la rendición viene primero.

La razón que nosotros somos vacilantes sobre la rendición es porque nosotros no entendemos que la voluntad de Dios siempre es aceptable, buena, y perfecta. Nosotros tenemos miedo de rendirse a Dios totalmente porque nosotros no tenemos aprehendido este concepto básico:

Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, planes de bienestar y no de mal, para daros porvenir y esperanza” (Jeremias 29:11).

 

RENOVANDO SU MENTE

Su mente se conforma naturalmente a los principios del mundo alrededor de usted. Esto se pasa debido a su naturaleza básica del pecado. También se pasa a través de la influencia de su cultura.

Pero Dios dice que usted no debe conformarse al mundo pero ser transformado. La palabra "transformado" significa ser cambiado o hacia dentro de una nueva imagen. El modelo para esa imagen es el Señor Jesucristo:

“Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).

Según Romanos 12:2, la transformación se pasa por renovar su mente. Esto significa que usted debe librarse de las normas y principios mundanos, y debe conformarse a los principios revelados en la Palabra escrita de Dios.

Su mente se transforma según usted desarrolla la mente de Cristo:

“Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús” (Filipenses 2:5).

La expresión "haya en vosotros" indica que usted tiene que hacer una opción para tener la mente de Cristo. Usted debe permitir que la transformación de la mente suceda. Usted tiene una responsabilidad en el desarrollo de la mente transformada. No es algo que Dios hace automáticamente para usted:

“Por eso, ciñendo la vuestra mente...” (1 Pedro 1:13 – Traducción del original).

“Ceñir la mente” significa vestir o proteger sus facultades mentales. Para transformar o ceñir a la mente, es necesario sumergirla en la Palabra de Dios. Investigue la Biblia para descubrir qué tipo de mente estaba en Cristo. (La sección “Para Estudio Adicional” de este capítulo le ayudará a hacer esto.)

 

Su mente es transformada según Dios pone Sus leyes en ella:

"... Pondré mis leyes en la mente de ellos...” (Hebreos 8:10).

Use la facultad de la mente para lanzar abajo y traer a la cautividad los pensamientos malos:

“Destruimos los argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios; llevamos cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo” (2 Corintios 10:5).

Usted tiene la responsabilidad de controlar su vida de pensamientos:

“En cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Entonces usted puede decir con Pablo:

“Pero nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Corintios 2:6).

La mente de Cristo era fija y determinada en hacer la voluntad de Dios.

- - - - - - - - - - -     

EXPERIMENTANDO LA VOLUNTAD DE DIOS

Estudie el gráfico que siegue. Usted descubrirá que cada prerrequisito discutido en este capítulo está incluido en Romanos 12:1-2:

EXPERIMENTADO LA VOLUNTAD DE DIOS

Así que, hermanos, os ruegan por las misericordias de Dios.

Que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento.

Usted vino a Dios a través de Su misericordia que Él le extendió por medio del sacrificio de Jesús por sus pecados.

Madurez espiritual capacitada por la operación del Espíritu Santo en su vida.

Transformación por la Palabra; renovación de la mente.

¿La experiencia del nuevo nacimiento, la habitación del Espíritu Santo, la madurez espiritual, y la transformación de la mente – ¿cómo estas cosas se relacionan con el conocer la voluntad de Dios? Según Romanos 12:1-2, ellas son prerrequisitos que llevan al conocimiento de Su voluntad:

“... de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

La palabra "comprobéis" significa definir, confirmar, y está seguro de algo. Estos prerrequisitos llevan a la convicción de la voluntad de Dios.

¿Pero qué significa exactamente "la voluntad de Dios?" ¿Y lo que es la "buena, agradable y perfecta" voluntad de Dios? ¿Por qué es importante "comprobar" o definir la voluntad de Dios?

Nosotros exploraremos las respuestas a estas preguntas en los capítulos siguientes.

 

PARA ESTUDIO ADICIONAL

1. Para un estudio adicional del nuevo nacimiento y de la madurez espiritual, obtenga el curso del Instituto Internacional Tiempo de Cosecha titulado "Fundamentos de la Fe." Para un estudio adicional del Espíritu Santo, obtenga el curso del Instituto Internacional titulado "El Ministerio Del Espíritu Santo."

2. Este capítulo habló de la necesidad de transformación de la mente. Las Escrituras indican que los creyentes NO deben tener mentes que son:

Endurecidas: - - - - - - - - Daniel 5:20

Reprobables: - - - - - - - - Romanos 1:28

Carnales: - - - - - - - -      Romanos 8:6; Efesios 2:3; Colosenses 2:18

Dudosas: - - - - - - - -      Lucas 12:29

Ciegas: - - - - - - - - -    2 Corintios 3:14; 4:14

Adulteradas: - - - - - - - - 2 Corintios 11:3

Vanas: - - - - - - - - -    Efesios 4:17

Terrenales: - - - - - - - -    Efesios 3:19

Alienadas por las obras males: - - -    Colosenses 1:21

De doble ánimo: - - - - - - - Santiago 1:8; 4:8

Manchadas: - - - - - - - -   Tito 1:15

3. La Biblia indica que la mente transformada de los creyentes debe ser:

Espiritual: - - - - - - -      Romanos 8:6

Lista: - - - - - - - - - 1 Pedro 5:2

Pura: - - - - - - - - - 2 Pedro 3:1

Perseverante: - - - - - -     Isaías 26:3

Pacífica: - - - - - - - -   Filipenses 4:7

Renovada: - - - - - - -     Efesios 4:23

Humilde: - - - - - - - -   Colosenses 3:12

Sobria: - - - - - - - -     Tito 2:6

Temperante (dominio propio): - -     2 Timoteo 1:7

Amable: - - - - - - - -   Mateo 22:37

Sierva: - - - - - - - -     Romanos 7:25

Totalmente persuadida: - - - -   Romanos 14:5

Unida:   - - - - - - - -   1 Pedro 3:8; 4:1;Romanos 15:6; 1 Corintios 1:10

Honrada y deseosa: - - - - -   1 Crónicas 28:9

Disciplinada para trabajar: - - -    Nehemías 4:6

La Voluntad de Dios >>>

Predicaciones
Aprender a callar - Dante Gebel - Descargar mp3
En ocasiones hay cosas que Dios nos habla que tenemos que aprender a callar por nuestro propio bien espiritual, Dante Gebel el unigido de Dios nos habla de estas cosas

- Descargar Libros

- Descargar Música

- Descargar Testimonios

Ver Videos

- Quien es Dios?

- Quién en es Jesucristo?

- Quién es el Espíritu Santo?

- El Poder de la Trinidad de Dios

- El Asombroso Poder de la palabra de Dios, La Biblia hablada y escrita en varios idiomas

- Preguntas y Respuestas Bíblicas

- Temas de Sexualidad, Noviazgo, Matrimonio, Tips y consejos para enamorados

- Chistes Cristianos

- Tratados de Salvación Ilustrados

- Acerca de la Fe

- Relación con Dios

- El Infierno

- Guerra Espiritual

- Como escuchar la Voz de Dios

- El Poder de la Oración

- Oración de Intercesión

- El Evangelio de Cristo

- Contáctanos

 

Página con derechos Reservados para ElHijodeDios.com, Inc.